Edifil 1927/31. Serie Castillos de España. 5 valores **1969

0,25 IVA INCLUÍDO

Agotado

Descripción

Edifil 1927/31. Serie Castillos de España. **1969

Fecha Emisión

24 junio 1969

Nº EDIFIL

1927/31

Título Serie

Castillos de España

Formato

28,8 x 33,2 mm

Color

multicolor

Dentado

13¼

Impresión

Calcografía

Imprenta

FNMT

Tirada

8.000.000

Validez Postal

indefinida

Valores de la Serie

5 (1927-1931)

Castillo de Turégano, Segovia

El castillo de Turégano se alza sobre un cerro que domina la población del mismo nombre, en la provincia de Segovia. De origen e historia controvertida, el castillo de Turégano es una caja de sorpresas porque al traspasar sus puertas no se encuentra un patio de armas o dependencias militares, sino la gran iglesia románica de San Miguel, de tres naves de magnífica factura, de los siglos XII y XIII.

La espadaña del siglo XVIII es el único elemento religioso que desde el exterior denuncia la presencia del templo. Los muros exteriores y dependencias militares que rodean la iglesia son fundamentalmente del siglo XV y XVI.

Castillo de Villalonso, Zamora

El castillo de Villalonso se encuentra cerca de la población del mismo nombre, a 11 kilómetros de Toro. Este castillo constituye un típico y notable ejemplar de castillo del siglo XV, cuya paternidad, a falta de mejores datos, puede atribuirse a Juan de Ulloa y a su esposa María de Sarmiento, cuyos escudos campean sobre la puerta de entrada. El castillo constaba de dos recintos y un ancho foso que, aunque bastante cegado, aún se aprecia. Del recinto exterior apenas quedan restos.

El recinto interior, perfectamente conservado, es de planta rectangular, con tres cubos circulares en las esquinas y garitones a mitad del lienzo. En la esquina restante se encuentra su preciosa torre del homenaje rematada por una gran cornisa. La torre del homenaje es la parte más importante de la fortaleza.

Se encuentra situada en el muro norte y se accede por el primer piso aunque también se puede subir por una escalera de mano hacia el segundo piso. Tiene planta cuadrada de grandes dimensiones que se encuentra rematada por una gran cornisa de matacanes. Conserva el almenado completo.

Castillo de Vélez-Blanco, Almería

El castillo de Vélez-Blanco se alza sobre un cerro rocoso que domina en altura la localidad del mismo nombre, en la provincia de Almería. El origen del castillo se remonta a la época musulmana. La plaza fue reconquistada por los Reyes Católicos en el año 1488. En el año 1506, se iniciaron las obras de construcción del nuevo edificio, sustituyendo la anterior fortaleza musulmana.

El castillo, una obra de claro estilo renacentista, se divide en dos partes, una cuadrangular y otra casi hexagonal. La primera es una zona que se une con la parte principal del castillo por medio de unos arcos que llevan a la puerta de acceso. La segunda, posee siete torres además de la torre del Homenaje. Las torres tienen la misma altura que los muros.

En el interior destacaba el patio, una hermosa obra claro exponente del estilo del renacimiento italiano, compuesto por dos niveles con arcos de medio punto apoyados en columnas de orden corintio realizadas en mármol blanco, sus techumbres y yeserías. Este `patio fue vendido, en el año 1904, al Museo Metropolitano de Nueva York junto con otros elementos.

Castillo de Galofre, Segovia

El castillo de Galofre se encuentra a las afueras de la localidad de Villafranca, en el término municipal de Condado de Castilnovo, provincia de Segovia. Aunque Abderraman I fuera probablemente el que fundara este castillo morisco en el siglo XII, el castillo actual data de entre los siglos XIV y XVI, y las ultimas reformas se remontan a los siglos XIX y XX.

Su planta es cuadrada, y su construcción mudéjar. Sus muros están coronados por almenas, flanqueadas por seis torres. La influencia morisca se deja notar, y la edificación en su conjunto muestra un aspecto mudéjar.

Castillo de Torrelobatón, Valladolid

El castillo de los Comuneros se asienta en una despejada llanura de los Montes Torozos junto a la villa que le da nombre, en la provincia de Valladolid. El castillo de los Comuneros fue construido hacia 1420-1426 por Alfonso Enríquez, futuro Almirante de Castilla. Durante la guerra de las Comunidades fue asediado por Juan de Padilla y convertido en Cuartel General del ejército comunero.

Los desperfectos sufridos durante la guerra obligaron su reconstrucción, en 1538. Este castillo desempeñó un papel muy importante en la Guerra de las Comunidades. De él salieron los comuneros con rumbo a Toro pero fueron alcanzados y vencidos por las tropas imperiales a la altura de Villalar.

La fortaleza, de forma rectangular, se protege con barbacana y con cubos cilíndricos con matacanes y almenas en las esquinas, así como con la misma Torre del Homenaje. El patio de armas se siente dominado por la esbelta Torre del Homenaje, de planta cuadrada y coronada con ocho atalayeras.

Esta torre tiene tres pisos abovedados y subterráneos, cubiertas con bóvedas de rudas ojivas. A la azotea se accede por una escalera de caracol. Se conservan ventanas con rejas de tracería cuadriculada.

Edifil 1927/31. Serie Castillos de España. **1969

Información adicional

Nuevo sin fijasellos

Serie

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Edifil 1927/31. Serie Castillos de España. 5 valores **1969”

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies